"Fotografiar es colocar la cabeza, el ojo y el corazón

en un mismo eje."

Henry Cartier-Bresson

Me llamo Lola y de siempre me han apasionado la fotografía y los animales. Soy una persona activa, loca de la repostería ¡y una perfeccionista en rehabilitación!

 

Desde que tengo recuerdo, y gracias a mi familia, siempre estuve relacionada con la fotografía. De las sencillas compactas analógicas que llevaba a las excursiones del colegio con apenas 7 años, hasta las actuales réflex digitales, siempre tuve una cámara fotográfica en mi mano. Siempre iba con mi cámara a cuestas para mostrarle al mundo el cómo veía yo las cosa. Y así, lo que comenzó como  una afición acabó convirtiendose en mi trabajo.

 

Además, he trabajado en diferentes campos del mundo hípico y estoy titulada como Técnico Deportivo en Equitación. Todos mis años como profesional hípico me dan una gran experiencia en el manejo de los caballos, importante para captarlos en su  mejor expresión.

 

Soy una gran amante de los animales y siempre he estado rodeada de ellos.  Pájaros, perros, tortugas, peces, conejos... Siendo niña convertí la casa de mis padres en una pequeña granja. Y finalmente, llegó el caballo: hace muchos años que Guitarrero entró a formar parte de la familia siendo un joven PRE entero, pero de gran corazón.

 

Años después llegó a casa el pequeño Pocoyó para ayudarme con las clases de los niños más pequeños. Es un travieso y activo Shetland que no soporta estar sin compañía. Los niños le adoraban y hoy, a pesar de que ya no ejerzo como profesora, sigue con nosotros porque al igual que Guitarrero, se ha convertido en uno más de la familia.

 

La fotografía me ha dado ojos para ver la belleza del mundo; los caballos me han enseñado a sentirla y disfrutarla.

 

No lo dudes, ponte en contacto conmigo para reservar una sesión o solicitar cualquier información, ¡estaré encantada de atenderte!

 

LOLA